Tony Balbuena/Bonao.- Las lluvias no fue obstáculo para que familias de Juma-Bejucal en Monseñor Nouel se concentraran frente al parque ecológico y deportivo Mango de Pepe y rechazar con uñas y dientes las pretenciones del hacendado Eduardo Lara, supuesto propietario de las tierras.

Silvestre González de León aclaró que donde se levanta la obra para esparcimiento y recreación de la población, nunca ha sido de Lara, y agregó que esos terrenos tienen su historia.
Recordó que eran propiedad de Don Pepe Velázquez, por lo que surgió el nombre Mango de Pepe.

“Fue esa familia que le vendió al doctor Joaquín Balaguer para ampliar la autopista 1994-1996 siendo resarcida económicamente por estado”, sostuvo.
A la fecha se ha invertido cerca de 2 millones de pesos de un presupuesto establecido por el distrito Juma-Bejucal que ronda los tres millones.

Actualmente  a la obra se les han construido dos gacebos, columpios, cancha mixta de volleyball, baloncesto, faltándoles los sanitarios para damas, caballeros, instalación del alumbrado eléctrico y área de esparcimiento dotada de bancos.
Advirtió que no permitira que con un título falso de propiedad las comunidades sean despojadas de su patrimonio.

Instó a Lara a deponer su reclamo, porque será derrotado en los tribunales que ventilarán el caso, ya que carece de evidencias reales que certifiquen la autenticidad de los documentos falseados que posee.
Aseguró que las pretenciones del hacendado son de construir un motel para covertir la zona en un lupanar de prostitutas, asabiendas de que en el entorno residen decenas de familias honradas y trabajadoras que están en desacuerdo con ese propósito.
 
Top