UNO DE LOS ATRACADORES NO PUDO ESCAPAR A TIEMPO Y LUEGO SE ENTREGÓ
Ricardo Santana / Onelio Domínguez
Santiago
Un ambiente de tensión que se extendió ayer por cerca de tres horas prevaleció en los alrededores de una sucursal de la Asociación Cibao de Ahorros y Préstamos del sector La Barranquita de Santiago, luego que uno de dos hombres que penetraron a la entidad bancaria con la finalidad de cometer un asalto tomó como rehenes a cuatro empleados y tres clientes que se encontraban en el lugar.
El incidente que mantuvo en vilo a la sociedad dominicana, principalmente la provincia de Santiago, dejó tres personas heridas, entre ellas dos agentes policiales y uno de los asaltantes.
La Dirección Cibao Central de la Policía Nacional, a través de su vocero el coronel Lorenzo Morillo, dijo que Manuel Alejandro Paulino López junto a su vecino Ramón Rigoberto Jiménez (Roberto Muela), quien está prófugo, penetraron a la sucursal y cargaron con un millón 795 mil 158 pesos. La Policía dijo que los hombres despojaron a la gerente del banco, Soledad Almonte, de la llave de su vehículo y escaparon, pero que una patrulla policial que pasaba por el lugar en ese momento integrada por el sargento mayor Santo Tomás Reyes y Richard Javier Paniagua, fue atacada a tiros por los dos elementos, resultando ambos agentes heridos de bala. Asimismo, la institución del orden indicó que los individuos despojaron de sus escopetas a los vigilantes de la seguridad bancaria Luis María Santiago y Cecilio Heredia Jerez.
Conforme a la Policía, uno de los atracadores logró escapar, pero Paulino López, al verse acorralado, retornó a la sucursal financiera, donde tomó como rehenes a varios empleados y clientes que fueron rescatados sin sufrir muchos daños.
El área fue acordonada por un contingente de agentes de la Policía Nacional comandado por el general Francisco García Cuevas, comandante en el Cibao Central y fiscales adjuntos supervisados por la representante del Ministerio Público aquí, Luisa Liranzo.
 
Top