La aprobación del “paquete tributario” generó protestas que provocaron los asesinatos a manos de la Policía de un estudiante universitario y una maestra
Danilo Medina. EFE
Danilo Medina Sánchez, el hombre de Arroyo Cano, en San Juan de la Maguana (Sur), que aspiró formalmente a la presidencia durante trece años, cumple este 26 de noviembre sus primeros cien días en el Palacio Nacional, ocupando la primera magistratura y ejerciendo su investidura con un estilo atípico respecto a su antecesor y compañero de partido, Leonel Fernández, sin dejar de generar interrogantes y decepciones.
Z101Digital les brinda a continuación un análisis de los primeros tres meses y diez días de gobierno de Medina segmentado en tres aspectos: político, económico, social y judicial. En la entrega II se desarrollarán los aspectos social y judicial.
Aspecto político
Un gabinete arrugado y decrépito
Se esperaban aires nuevos, el relevo de casi todo el aparato administrativo, o lo que es lo mismo: el destrone de la estructura político-económica de su antecesor y supuesto adversario político, Leonel Fernández, pero el decreto 414-12 pasmó rápidamente las expectativas creadas y se empezó a decir que el gobierno de Danilo “es más de lo mismo”.
Mediante ese decreto, Danilo Medina nombró su gabinete, unos 27 funcionarios, de los cuales sólo 4 son mujeres, es decir, que desde el inicio de su gestión incumplió con la paridad de género que prometió en campaña; y –para colmo de males- de esas tres funcionarias, sólo una es nueva como ministra, Maritza Hernández, de Trabajo; las tres restantes repiten en sus cargos, en especial Ligia Amada Melo, de la Mescyt, quien llevaba ya ocho largos años dirigiendo ese ministerio, cuando fue ratificada en el cargo.
De esos 27 funcionarios, sólo el 44.4% fue nombrado por Medina: Pared Pérez en las FF.AA.; Gustavo Montalvo, en la Presidencia; José del Castillo, en el MIC; Gonzalo Castillo, en Obras Públicas; Maritza Hernández en Trabajo; Luis Ramón Rodríguez en Agricultura; Freddy Hidalgo en Salud Pública; José Antonio Rodríguez en Cultura; Jorge Minaya en Juventud; Domínguez Brito en la Procuraduría, e Antonio Isa Conde en un asunto que le llaman “Política de Desarrollo”.
Todos los demás funcionarios de su gabinete fueron ratificados en sus funciones o vienen de asumir una función en la pasada gestión muy reciente, como es el caso de Jaime David Fernández Mirabal, quien fue destituido de Medio Ambiente el 22 de agosto de 2011 tras varios escándalos, entre los que se destacan el informe favorable para la instalación de una cementera en el parque nacional Los Haitíses que luego fue desmentido por un informe del PNUMA.
Aunque se le ha sugerido y pedido la renovación del gabinete que acompañó a Leonel Fernández de 2004 a 2008, Danilo Medina ha mantenido a su lado a funcionarios clave de esa gestión. Unos piensan que con ello buscaría que éstos sean responsables de sus desmanes y que los destituiría el 27 de febrero de 2013, mientras otros aseguran que este es un presidente “amarrado” por un ex presidente con mucho Poder y con su esposa, Margarita Cedeño de Fernández, en la Vicepresidencia, quien ya ejerció la función de primera mandataria antes de cumplirse los primeros 100 días de gobierno de Danilo, cuando éste acudió a la Cumbre de Cádiz en España. Para algunos, este triángulo no amoroso, es la parodia criolla de la película “Durmiendo con el enemigo”. tomado de z101 digital
 
Top