EFE
Washington
El debate sobre el porte de armas en Estados Unidos dio un nuevo giro esta semana cuando decenas de maestros en Utah se abalanzaron a tomar clases de tiro y un fiscal estatal en Arizona proponía un proyecto de ley para armar a los directores de las escuelas.

Autoridades en todo el país evalúan cómo aumentar la seguridad en las instituciones educativas tras la masacre que perpetró Adam Lanza hace dos semanas en una escuela en Newtown (Connecticut, este), donde murieron 20 niños, seis mujeres y el atacante.
Entre otras medidas se estudia permitir que el personal de las escuelas porte armas y entrenar en su uso a los profesores, un concepto que la principal organización contra la venta de armas considera “insensato”.
ayerjueves, un lobby a favor del porte de armas, el Consejo de Tiro Deportivo de Utah (USSC), eximió a los profesores de ese estado occidental del pago de 50 dólares por recibir clases de tiro, en un esfuerzo por entrenar a los educadores en caso de un ataque como el de Newtown.
 
Top