Félix Guerra/Bonao.- El año 2012 que recién termina, fue sumamente violento y de muchas muertes en la provincia, según las estadísticas llevada en nuestra página www.resumenlatino.net, los muertos pasaron de 40 por diferentes causas, siendo las más notorias, los enfrentamientos entre bandas de gangas, accidentes, muertes violentas y por riñas.

Dos hechos de sangre marcaron la provincia en el año 2012, el secuestro de la joven Bianca Quezada de 27 años y su posterior muerte violenta, luego quemada y lanzada por un despeñadero en la zona conocida como la culebra en Blanco-Los Quemados.

Por el hecho guardan prisión el nombrado Nazario Lima de 58 años y Moronta Sabiñon, quienes admitieron y narraron a las autoridades policiales como cometieron el crimen contra la joven.

Otro crimen conmovedor fue el decapitamiento del joven Albert de Jesús Acosta Matos de 21 años de edad, su cuerpo fue lanzado a un canal en la zona de bejucal y su cabeza lanzada por una letrina en la Cueva de los Quemados.

Después de varios días de allanamientos en Bonao y fuera de esta demarcación, fueron apresados los responsables del atroz crimen, que conmocionó la provincia y el país.

Por dicho crimen guardan prisión los nombrados, Jorge Luís Suriel (El Jiriguao) y Carlos Daniel Enríquez ambos de 21 años, así como Amado Peña Pérez (El Mello) implicados en la muerte del joven Albert de Jesús Acosta Matos de 21 años, la sociedad espera de la justicia la pena máxima de 30 años para los tres.

La acusación contra el sacerdote Alberto Cordero Reyes por la supuesta violación de una menor de 15 años, fue una noticia muy comentada por los diferentes medios de comunicación de la provincia y del país, Cordero Reyes está en libertad con el pago de una garantía económica, impedimento de salida del país y presentación periódica, su caso sigue ventilándose en la justicia por lo que tendrá que demostrar ante un juez su inocencia.

La muerte de más de 18 jóvenes aproximadamente por asuntos de gangas, fue de mucha preocupación para los residentes de Bonao, la ola de violencia llego a un grado de impotencia tan grande que el jefe de la policía nacional José Armado Polanco Gómez, se vio en la imperiosa necesidad de venir varias veces a Bonao y asignar más equipos y reforzar la dotación policial, así como la creación de una unidad antipandillas.

La desesperación fue de tal magnitud, que el cantante Héctor Acosta “El Torito”, convocó al pueblo a una gran marcha por las calles de Bonao para llamar la atención de las autoridades por la cantidad de crímenes, considerada como una de la de mayor participación de la provincia.
 
Top