Nestor Medrano/A solo cuarenta y ocho horas de que ocurriera la matanza de Invivienda, un hombre intentó matar a su concubina y a sus tres hijos menores de edad, propinándole una golpiza, prendiendo fuego a la cama, cuyas llamas se extendieron hasta reducir a cenizas la humilde vivienda y otras siete del callejón Payano, de la calle Puerto Rico, en Los Guandules. 


Gracias al arrojo de un vecino, madre e hijos fueron salvados y lograron salir ilesos. El victimario,  quien como el de Invivienda tenía otra familia, era reincidente y contaba con varias querellas. 
La Policía lo persigue, por lo que estuvo a punto de convertirse en otra tragedia conmovedora. Al drama se suma que ocho familias, incluyendo las víctimas del intento de asesinato, quedaron sin un techo y perdieron todas las pertenencias, víctimas de las llamas. La mujer agredida fue identificada como Ivelisse Adames, de 30 años, y el agresor como Diómedes Ubrí Solís, de 40. 
Los niños, dos varones y una hembra de 2, 8 y 11 años, no son identificados por razones legales. Las informaciones recabadas en el lugar de los hechos indican que el agresor era reincidente golpeando a la mujer, tenía otra familia y se le había puesto varias querellas pero las autoridades nunca “lograban localizarlo”. 
mas en listindiario.com.do
 
Top