BONAO-La explotación minera deja secuelas no solo para el medio ambiente, sino también para la salud del ser humano, eso lo experiementa la señora Susana Diloné, madre de un pequeño de seis años que tiene problemas pulmonares, según ella, producto de los trabajos de Falconbridge Dominicana (Falcondo).
Diloné explicó que desde que su niño tenía 11 meses de nacido su salud se afectó seriamente, lo que la obligó a mudarse de Bonao, y asentarse en el sector Pantoja del Distrito Nacional. Sin embargo, el bebé no mejoró, ni mejora, por lo que siempre debe ser internado en un lapso regular, varias veces al año.
Recordó que el evento que agravó la situación del niño fue la explosión de una tubería de petróleo, justo detrás de su casa en el sector Piedra Blanca de Bonao: ‘día nos mandaron a apagar todas las estufas y repartieron comida en todas las casas, pero eso se quedó así’ afirmó Diloné.
Precisa que el diagnóstico ha sido confirmado por médicos, quienes le indicaron que posiblemente la patología se desarrolló por el medio ambiente en el que estaba.
Dijo que ya tiene una demanda en contra de la compañía y que además otras 300 personas fueron afectadas, pero que algunas han negociado y han recibido dinero.
Susana Diloné solicita que la empresa le otorgue un seguro médico para tratar al niño, que le ayude a sanarse de forma definitiva.
 
Top