SANTO DOMINGO. La versión 12 del sorteo de novatos de la Liga Dominicana no sólo ofreció la mayor cantidad de jugadores en su historia (121), sino una clase de prospectos millonarios y con potencial para establecerse en el Big Show en el corto plazo, por lo que los equipos no desaprovecharon sus turnos para lanzarse a la caza de ellos.
El Licey apostó el primer turno en el torpedero Adalberto Mondesí, hijo del ex jardinero y hoy alcalde de San Cristóbal Raúl Mondesí, una promesa que a los 18 acaba de ser escogido Jugador del Año de la categoría Clase de los Reales de Kansas City.
Los azules apostaron su turno en la segunda ronda al jardinero Nomar Mazara, dueño del bono más alto recibido por prospecto latinoamericano (US$5 millones en 2011 por Texas).
La representación de San Francisco de Macorís, que fue identificada como Indios y Gigantes por José Enrique Hernández Machado, vicepresidente de la Lidom cuando otorgaba el turno, tomó en las primeras dos rondas a Rosell Herrera, un torpedero que viene de batear .343 con 16 jonrones y 76 remolcadas en Clase A, y el también paracorto Ketel Marte.
Los Toros invirtieron sus turnos en Ronald Guzmán, un jardinero vegano al que Texas dio un bono de US$3,5 millones en 2011, y el campo corto azuano Gabriel Quintana.
Las Estrellas escogieron de primero al shortstop banilejo Dorssys Paulino, hijo del ex lanzador Jesús Sánchez y a quien Cleveland dio un bono de US$1,1 millones en 2011. Los verdes tomaron de segundo a Gabriel Guerrero, sobrino del ex ligamayorista Vladimir Guerrero, y a quien se le proyecta gran poder.
Las Águilas tomaron de último, y apostaron por buscar jugadores de las esquinas del cuadro, por lo que se quedaron con el antesalista nacido en Nueva York, Jeimer Candelario, el jardinero Eudy Piña y el receptor Pedro Severino.
Las Cuyayas también tomaron en la quinta ronda al lanzador puertoplateño Michael Ynoa, que recibió un bono de US$4,2 millones en 2008, de los Atléticos, pero a quien las lesiones han limitado a trabajar 114 entradas en cinco años como profesional.
Las Águilas también tomaron en la sexta ronda al lanzador derecho José Manuel Almarante, nacido en Haití, pero oriundo de Montecristi, que pertenece a los Cardenales. Ningún jugador nacido en Haití ha jugado en las Grandes Ligas.
No fue sino hasta la tercera ronda cuando se tomó el primer lanzador, José Valdez por Gigantes/Indios. Pero una vez los equipos agotaron lo que entendían el mejor material entre los jugadores de posición se volcaron a buscar los brazos, y entre las rondas cinco y octavo tomaron 23 pitchers.
Como nota curiosa, Francisco Rosario, un torpedero que jugó su segunda temporada en ligas menores con los Yanquis, fue la última selección, tomada por el Escogido en la ronda 21, después de que Licey y Gigantes/Indios lo rechazaran.
La actividad se llevó a cabo en el salón corporativo de Claro.
 
Top