AP/WASHINGTON. AP. El presidente Barack Obama se dirigía a la nación el jueves por la noche sobre sus medidas ejecutivas en materia de inmigración. Su plan protegería a millones de la deportación y les permitiría quedarse legalmente en Estados Unidos. La medida es el cambio más significativo en el disfuncional sistema de inmigración del país en casi tres décadas.   


Esto es un fragmento de la alocución de Obama, dada a conocer antes del discurso por la Casa Blanca:
“Esa es la amnistía real, no cambiar este sistema disfuncional. Una amnistía general sería injusta. Una deportación general sería imposible y contraria a nuestro carácter.

Lo que estoy describiendo es rendición de cuentas, un enfoque de sentido común alejado de los extremos: los que cumplan los requisitos pueden salir de las sombras y apegarse a la ley. Los que sean delincuentes serán deportados. A los que planean entrar ilegalmente a Estados Unidos, las probabilidades de ser detenido y devuelto son ahora mayores”.

“Las medidas que estoy tomando no sólo son legales son las que han tomado todos los presidentes republicanos y demócratas durante los últimos 50 años. Y a los legisladores que cuestionan mi autoridad para hacer que el sistema de inmigración funcione mejor, o cuestionen la sabiduría de que yo tome medidas mientras el Congreso no ha actuado, les tengo una respuesta: Aprueben una ley”.
 
Top