JUSTICIA
El autor intelectual todavía debe 50 mil pesos más a los asesinosPor Robert Vargas
El asesinato del periodista Blas Olivo fue friamente calculado por un hombre que reside próximo a la presa de Taveras y que habria pagado 150 mil pesos a varios sicarios para ejecutar el crimen como adelanto de los 200 mil pesos concertados.

La revelación ha sido hecha a los fiscales que han participado en la investigación del crimen por un Segundo Teniente del Ejército de la República Dominicana, adscrito a la Primera Brigada del Ejérctio, ubicada en el Kilómetro 25 de la autopista Duarte.
Se trata del segundo teniente Boris José Cabrera Tapia, según consta en el expediente acusatorio contra un grupo de presuntos sicarios, al que Ciudad Oriental ha tenido acceso durante las últimas horas.
De acuerdo con ese expediente, Cabrera Tapia le ha revelado a las autoridades que el hombre que pagó para que asesinaran al periodista el pasado abril, es el padre de un amigo suyo al que conoce como "Cibao", que "reside después de la Presa de Taveras, a mano izquierda".
Según su explicación "el padre de Cibao le ofreció 200 mil pesos" a otro hombre identificado como Hamlet Gabriel Guzmán Rosa y a otros dos hombres identificados como Alex, Ivan  "y a dos menores", uno de Villa Altagracia y otro de Bonao "para que mataran al periodista Blas".
Sin embargo, explica, "el padre de Cibao le dio 150 mil pesos por adelantado y quedó debiendo 50 mil pesos".
No explica, sin embargo, los motivos por los cuales el padre de su amigo "Cibao", pagó para que asesinaran al periodista.
De acuerdo con el militar, quien está imputado de cargos criminales, él se enteró de las circunstancias del asesinato  porque los autores se lo dijeron cuando regresaban de cometer otros crímenes en Altamira, Puerto Plata.
Hasta ahora se desconocía quién mandó a matar al periodista Blas Olivo, quien fue asesinado a balazos el 12 de abril de 2015, en el kilómetro 64 de la autopista Duarte.
Inicialmente, se manejó la hipótesis de que el periodista fue víctima de presuntos ladrones.
Luego, en medio de las presiones de la opinión pública, la Policía dijo que Blas fue víctima de una banda de ladrones de vehículos que dirigía un preso condenado a 30 años de prisión.
Tanto ese preso, como otro sospechoso, fueron asesinados por la Policía en circunstancias extrañas y que las autoridades han definido como "intercambios de disparos".
Mientras tanto, en todo el proceso habían mantenido oculta la revelación del teniente Cabrera Tapia.
Consultado el Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores dela Prensa (SNTP), José Beato, sobre estas revelaciones, dijo que el gremio se constituiría en actor civil para ir a por los asesinos del periodista y hacer que estos paguen por el crimen en los tribunales.

 
Top