Stefanny Constanza presenta credenciales Había escuchado mucho sobre Stefanny Constanza. Y, siempre que viajaba a la República Dominicana, parece que la joven cantante estaba, allá, cantando en la loma de la ciudad que le dio su apellido artístico. 

Se que los cantantes “son de la loma y cantan en llano“, como dice el viejo son de Matamoros, pero en el caso de Stefanny, ya era mucha la curiosidad. Había escuchado su propuesta merenguera a través de las redes sociales y en la radio, al llegar al país.  Por fin, pude verla actuar el pasado sábado en el “Festival Pleno Verano” en el escenario grande sobre la arena blanca de la hermosa playa Alicia, en el turístico municipio de Sosúa. 

Antes de subir a escena, me sorprendió el contraste de su contextura menuda con la potente y melodiosa voz que se impone en los poderosos arreglos musicales de Ramón Orlando y Henry Jiménez. Y, la seguí en su camino al escenario para ver su actuación de cerca. Pensaba, ¿qué puede hacer una chiquilla de 17 años frente a ese exigente público?.  

Más de cinco mil personas, que esperaban una oferta contagiosa, acorde con un programa artístico de grandes ligas compuesto por Rubby Pérez, El Poeta Callejero, Krispy, David Kada, Silvio Mora y otros estelares de las tablas, que le llevan años de exposición radial y televisiva. 

Toda mi percepción cambió cuando la vi dominar aquel escenario. Cuanta veteranía. Con pista, sin la seguridad que ofrece una docena de músicos detrás.  Constanza parece la reencarnación de la hija de aquel cacique taíno por el cual le dieron el nombre a la ciudad más alta de la isla. Esta joven promesa del merengue me hizo recordar la aparición de aquel niño prodigio de 13 años, nacido en Indiana, frente de los Jackson 5, apadrinado por Quincy Jones. Me refiero al Rey del Pop Michael Jackson.

Stefanny viene de la mano del zar de los espectáculos Luis Medrano. A sujetarse las coronas ante esta futura reina del merengue.

 
Top