Aumenta preocupación
Tony Balbuena / El Dominio Total

Bonao.- El hallazgo de dos personas con vómitos y diarrea abundante en la comunidad de Caño Piedra del distrito municipal de Jayaco, elevó el número de afectados por cólera, lo que mantiene en vilo a las autoridades de salud pública.
Los casos más recientes se detectaron hoy, y son monitoreados por médicos y enfer
meras de esta ciudad.
La directora del hospital Pedro Emilio de Marchena, doctora Caridad Acosta, dijo que se ha dispuesto una sala aislada en el centro asistencial para darles seguimiento a los afectados de la pandemia.
Decenas de pobladores de las comunidades rurales Los Arroces, Masipedro, La Ceiba, y ahora Caño Piedra en Monseñor Nouel, han contraído la enfermedad, lo que se atribuye a la ingesta de agua contaminada, supuestamente del río Masipedro.
Rita Desangles, directora provincial de salud pública en compañía de funcionarios del Ministerio de Salud Pública, ha realizado un amplio periplo para orientar, informar y tomar cuantas medidas sean necesarias, a fin de impedir que el cólera se siga  propagando.
La desconfianza en el consumo de agua se ha adueñado de los pobladores de comunidades cercanas a las afectadas.
Medidas de clorificar el agua se han puesto en vigencia en los hogares de familias que presentan síntomas propios de la enfermedad. 

 
Top