Modelo luce una bolsa Louis Vuitton en la semana de la moda de la mujer en Paris, Francia. Foto: Getty
Image captionLos productos Louis Vuitton son apreciados en el mercado del lujo de México.
¿Cuál es el país donde la mitad de sus habitantes son pobres, pero que al mismo tiempo alberga al mayor mercado de productos de lujo de América Latina?
La respuesta es México.
En los últimos 5 años las ventas de automóviles, ropa, joyas, accesorios de moda y otros productos de alto costo aumentaron 25,9%, según estimaciones de la consultora Euromonitor Internacional.
En este lapso, en cambio, el crecimiento promedio del Producto Interno Bruto (PIB) ha sido de 2,8% anual.
No obstante la economía de México, de acuerdo con el Banco Mundial, es la segunda más importante de América Latina, después de Brasil.
A pesar de eso, en 2015 los consumidores mexicanos de lujo superaron a los brasileños.
Por décadas este país fue el destino latinoamericano de algunas de las marcas más exclusivas del mundo.
Ahora varias de ellas, como McLaren, Lamborghinni o Carolina Herrera eligieron las ciudades mexicanas para establecer sucursales.
De hecho, en lo que va de 2015 el valor del mercado de lujo en México ha sido de US$3.685 millones, según estadísticas de la consultora Euromonitor.
Las ventas en Brasil fueron, en el mismo lapso, de US$3.190 millones.
Los productos que más se comercializan son ropa, calzado, joyas, relojes, productos de belleza, perfumes, bebidas y automóviles.

Compras "aspiracionales"

Cotización del peso frente al dólar en un banco de Ciudad de México
Image captionLa depreciación del peso ante el dólar promueve las ventas de productos de lujo.
Curiosamente, en la expansión del mercado de lujo los millonarios mexicanos no tienen un papel central.
En los últimos años la mayoría de las compras la realiza la llamada "clase media aspiracional", un sector creciente de la población integrado por personas con ingresos mayores al promedio.




Se trata de un grupo "muy heterogéneo", le explica a BBC Mundo Claudio Fores Thomas, vicepresidente de la consultora Lexia.
"Están los que tienen aviones y pilotos, y también las clases medias altas que probablemente no tenemos helicóptero pero que accedemos a productos de consumo de ese segmento".
En este rubro existen personas que quieren demostrar su ascenso en la escala social con la compra de productos de lujo, añade Cristina Morales, analista de la consultora Signum Research.

Perfil

En este segmento también se cuenta a quienes necesitan vestir prendas caraspara mostrar solvencia financiera o quieren ser admitidos en círculos sociales exclusivos.
"Es un comprador aspiracional, alguien que empieza a subir de clase media a clase media alta", le explica Morales a BBC Mundo.
"Las compras aspiracionales te permiten obtener algo que era inalcanzable para ti".

 
Top