SANTO DOMINGO, RD-. Los sacerdotes llamaron ayer a la población a castigar con su voto en las próximas elecciones a los candidatos a cargos electivos que usan la política como un medio para enriquecimiento personal y grupal.
Ángel Sánchez Camacho al reflexionar sobre la primera palabra pronunciada por Jesús en la cruz: “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”, explicó que al pueblo le repugna una contienda política dedicada a “sacar al sol los trapitos de los opositores”.
“No creo que la respuesta del pueblo en las urnas sea el perdón, sino el voto de castigo”, aseguró el párroco.
Pidió perdón por quienes contaminan el proceso electoral tomando la política como un medio de enriquecimiento grupal y persona, por lo partidos que sustentan con dinero ilícito de juegos de azar, empresas evasoras de impuestos o fondos estatales, en vez de promover una política sala, limpia de la corrupción, el lavado de activos y el robo.
Durante el Sermón de las Siete Palabra comentadas ayer Viernes Santo en la Catedral Primada de América, los pastores del catolicismo lanzaron duras críticas al proceso electoral que se realiza en el país, así como a la homosexualidad, feminicidios y el descrédito del sistema de justicia.
Corrupción
“Te aseguro, que hoy estarás conmigo en el paraíso”, fue la segunda reflexión dirigida por el diácono Pedro Ramírez, quien llamó a la sociedad y a los cristianos a no solo escandalizarse por la corrupción contra los fondos del Estado sino a la corrupción de la conciencia, denunciando todo lo que atenta contra la moral.
“Cuidémonos de los lobos disfrazados de ovejas que se meten al rebaño hacer mucho daño. Aunque muchos por su modo pensar, a otros les he indiferente, otros dicen que para ser mundo tiene que haber de todo, en el fondo de sus conciencias, donde está la recta razón no admiten los modelos de familias del mismo sexo”, expresó.
Dijo que es preciso anteponer los criterios morales cristianos a todo lo dañino que se infiltra en la modernización de nuestra sociedad, lo cual no se ve a simple vista, sino a la luz de la palabra de Dios que desnuda al diablo disfrazado.
“No tenemos que apoyar programas o proyectos políticos que amenazan el derecho a la vida de los seres humanos desde su concepción hasta la muerte natural, alteren esencialmente la concepción del matrimonio desprotegido de la realidad de la familia, debiliten las bases de la convivencia”, argumentó.
Añadió que es una burla, una injusticia, condenar a la iglesia por no estar de acuerdo con las nuevas y falsas corrientes del pensamiento, puesto que ella es la madre y maestra que enseña a valorar la vida y a vivirla desde la verdad y hacia la verdad.
Feminicidios
Los padres Federico Marcial Sánchez, Arturo Pichardo y Milciades Florentino expresaron su preocupación por el incremento de los feminicidios y la apatía de muchos actores del sistema de justicia ante la situación de violencia que viven miles de mujeres en el país.
“Jesús muere una y otra vez en tantas familias desprovistas de lo más mínimo para vivir dignamente, en tantas mujeres que necesitan dos semanas para poner una cita o ante la incoherencia de un juez que se conmueve más frente al macho agresor que ante una mujer desamparada”, señaló el padre Florentino.
Federico Marcial dijo que la sociedad se siente impotente ante la muerte de muchas mujeres inocentes, también por los robos, y asaltos que mantienen en zozobra a la población así como la falta de atención médica de quienes lo requieran y la ineficacia exorbitante de un pueblo que clama justicia por sus derechos.
Otra problemática que preocupa al sacerdocio es el embarazo de las adolescentes sin una planificación familiar donde los hijos de éstas corren el riesgo de nacer en hogares fragmentados y donde además muchas de ellas son pobres por lo que ese ciclo de pobreza es reproducible a sus descendientes.
Injusticias
Al reflexionar sobre “tengo sed” el padre Arturo Pichardo expresó que a todos les corresponde denunciar las injusticias que se cometen en nuestro país, empezando por los actores del sistema de justicia; los jueces, fiscales, abogados, alguaciles y Policía Nacional.
“Muchos de los miembros de estas instituciones han dado mucho de qué hablar y escribir en el pasado reciente por incurrir en actos de corrupción, prevaricación, ineficiencia y denegación de justicia”, refirió.
“Esa es la razón por la que una gran parte de nuestra población afirma: “yo no creo en la justicia de este país”, precisamente por la etapa de descrédito que atraviesa nuestro país”, puntualizó.
Contaminación
Pidió hacer mayor énfasis sobre el problema del agua en el mundo y que en República Dominicana, las aguas subterráneas están amenazadas por la contaminación que producen algunas actividades extractivas, agrícolas e industriales. Puso como ejemplo lo que ocurre en Constanza.
Los párrocos Ángel Sánchez de las parroquia san Juan Bosco de la Zona Colonial, Pedro Ramírez coordinador del Colegio Arquidiocesano de Diáconos, Edward González Arcipreste de la Zona de San Isidro y de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima en San Isidro, Federico Marcial Sánchez de san Juan de la Cruz y Nuestra Señora de la Altagracia de Villa Mella, Arturo Pichardo de la parroquia San Bartolomé, Zona V Centenario y Milciades Florentino de la parroquia Jesús Nazareno, Nuestra Señora del Amparo de la Base naval de la Armada de la República Dominicana dirigieron el Sermón de las Siete Palabras.

 
Top